La vivienda se recupera, pero ¿qué hacer con el lastre?

Artículo publicado en Ahora el 02/10/2015

logoahoraNo tiene gran dificultad comprender que una cosa es el volumen de agua que entra en una bañera a través del grifo y otra diferente el agua que, en un momento dado, contiene la propia bañera. Precisamente porque es algo obvio, muchos estudiantes de primer curso de Economía pasan por alto la distinción entre variables flujo (el agua que sale del grifo) y variables stock (el agua que se acumula en la bañera), lo que suele llevarlos a enredarse en falsos razonamientos que ellos mismos terminan por calificar de confusos.

El déficit público, como el PIB o los salarios, es un ejemplo de variable flujo. La deuda, como la riqueza nacional o el patrimonio personal, es una variable stock. No es una mera cuestión semántica. Por ejemplo, un análisis de la sostenibilidad de las finanzas públicas que solo tenga en cuenta el déficit primario será necesariamente un análisis incompleto (no se puede olvidar el impacto del crecimiento, de la inflación y, sobre todo, del coste de los intereses sobre el volumen de deuda). Algo similar ocurre en el sector de la vivienda, cuyo ajuste no solo depende del flujo de compraventas sino del colosal stock acumulado durante los años del boom inmobiliario.

Continúa leyendo…