Con ustedes, el próximo Parlamento español (II)

Artículo publicado en CTXT el 09/05/2015

logoctxtEl pasado mes de enero, tras la publicación del primer barómetro electoral del CIS en 2015, realizamos una estimación de lo que podría ser el nuevo Congreso de los Diputados de haberse celebrado elecciones generales en aquel momento.

A falta de datos de ámbito provincial, nuestra metodología tomaba como punto de partida los resultados de las últimas elecciones generales a los que aplicábamos, en cada circunscripción, los trasvases de votos entre todos los partidos. Estos trasvases se obtienen de la base de datos del CIS al cruzar el voto directo a cada partido con el recuerdo de voto en las elecciones de 2011.

En cierto modo esta manera de abordar la cuestión podría interpretarse como que los votos “son” del partido que los recibió en las últimas elecciones y que corresponde a los recién llegados arrebatárselos. Evidentemente, los votos son de cada votante. Pero puede que, habida cuenta de la importancia de la implantación geográfica de los partidos, este supuesto no esté muy alejado de la realidad. Nadie se lleve a engaño si, a pesar de hacer mucho ruido en Madrid, los resultados en el ámbito nacional de los nuevos partidos no se corresponden con lo esperado. Que le pregunten a IU.

A la hora de valorar las estimaciones que presentamos aquí ha de tenerse en cuenta que, aunque disponemos de los últimos resultados electorales en cada circunscripción y de la proporción de los trasvases entre todos los partidos en el ámbito nacional, nada nos permite asegurar que esa proporción sea exactamente la misma en cada provincia. Se trata de un escenario de referencia, no de un sondeo electoral.

El pasado mes de enero Podemos habría irrumpido en el Congreso de los Diputados con 87 escaños, quedándose el PP en 136 y el PSOE en 89 (frente a 186 y 110 diputados en la actualidad, respectivamente). IU se habría dejado 7 de los 11 diputados logrados en las últimas elecciones generales y UPyD habría conseguido únicamente 2 escaños. Ciudadanos aspiraba a 1 diputado.

La irrupción de Podemos, decíamos, cambiaba muchas cosas. Ponía fin al bipartidismo, rediseñaba la relación de fuerzas en la izquierda, condenaba a IU a la marginalidad y dejaba las opciones de gobierno a expensas del PP (en solitario o con apoyo del PSOE) o de un pacto entre el PSOE y Podemos. Los partidos nacionalistas, además, perdían su condición de bisagra.

Señalábamos, con razón, que estábamos ante el panorama electoral con mayor incertidumbre de los últimos treinta años. La irrupción de Ciudadanos en el barómetro de abril así lo confirma. De acuerdo con el CIS el 38,4% del voto recibido por UPyD en 2011, el 17,7% del voto al PP y el 4,5% del voto a PSOE y CiU irían a parar a Ciudadanos si se celebrasen elecciones generales ahora mismo. Ciudadanos también se alimentaría del 1,6% de los votos recibidos en 2011 por IU y del 8,0% de los votos a otras formaciones políticas menores. Además, lograría movilizar a un 6,9% de los abstencionistas, sumaría el apoyo del 8,1% de los que entonces votaron en blanco y transformaría en voto válido el 15,8% del voto nulo.

Proyección de escaños a partir del barómetro CIS de abril 2015

Si se aplican todos los trasvases de voto entre todos los partidos a los resultados electorales de 2011 en cada una de las circunscripciones electorales, se obtiene que Ciudadanos irrumpiría en el Congreso de los Diputados con una horquilla de 42 a 45 escaños (el intervalo corresponde a escaños asignados de acuerdo con la ley D’Hont con menos de mil votos de diferencia con respecto a su seguidor inmediato), mientras que el PP bajaría a entre 122 a 127 diputados (136 en enero), el PSOE subiría a entre 94 y 98 escaños (89 en enero) y Podemos se quedaría en una horquilla de 50 a 55 (87 en enero). UPyD apenas conseguiría mantener un simbólico representante.

Puede sorprender el descalabro de Podemos entre ambos barómetros y el relativo aguante del PP (perder un 17,7% de sus votantes en beneficio de Ciudadanos le costaría 11 diputados). Esto se debe, por una parte, al fuerte descenso en la intención de voto directo a Podemos, que pasa del 23,9% de enero al 16,5% en abril. Además, aunque la aparición de Ciudadanos hace daño al PP en número de votos, afecta fundamentalmente a los escaños obtenidos por Podemos. En 2011 el último escaño en liza en muchas provincias correspondió al PP; esos diputados pasaron virtualmente del PP a Podemos en el barómetro de enero y son los mismos por los que ahora pelea Ciudadanos tras su irrupción en el barómetro de abril. Como recién convidados, Podemos y Ciudadanos se disputan el último escaño distribuido en unas cuarenta provincias. De hecho la suma de la intención de voto a Podemos + Ciudadanos ha pasado del 27,0% al 30,3% entre ambos barómetros, siendo que la suma de sus escaños lo ha hecho de 88 a 96 diputados (una proporción similar).

El gran beneficiado con la irrupción de Ciudadanos ha sido el PSOE. Y no sólo por los escaños que la nueva formación de centro-derecha arrebata a Podemos. Del barómetro de enero se infería una situación delicada para el PSOE que, tarde o temprano, habría estado obligado en su debilidad a inclinar la balanza hacia PP o Podemos. Cualquiera de las dos alternativas parecía un descenso a los infiernos como el experimentado por los partidos socialistas de Grecia e Italia. La mera apertura del juego a cuatro bandas, sin haber movido un sólo dedo, permite al PSOE tomar aire. Por otra parte, el trasvase de votos entre PSOE y Podemos ha pasado del 26,1% en enero al 15,5% en abril (¿mérito del PSOE o demérito de Podemos?).

De acuerdo con estos resultados, los dos únicos partidos que sumarían mayoría absoluta de celebrarse elecciones actualmente serían el PP y el PSOE entre sí. Y, si pensamos en acuerdos tripartidos, las opciones quedarían reducidas a un poco probable PSOE + Podemos + Ciudadanos o la reedición de un pacto PP + Ciudadanos + CiU ya visto en el pasado.